jueves, 11 de septiembre de 2008

Sobre BDSM...



Este texto que leeréis a continuación son dos capítulos de un libro que aún no se ha publicado, aunque espero que se publique pronto. Pongo estos dos capítulos porque a mí personalmente me han gustado bastante.

El libro se llama :"CADÁVERES EN EL ARMARIO Y REFLEXIONES SOBRE EL SEXO Y EL SER." y el autor es Spirit, al cual quiero agradecer que me deje ponerlo aquí, también a AmoBitelchus, q muchos conoceréis como AMO, pues el texto lo he copiado de su blog, del que tenéis un enlace en "Mi lista de blogs" si queréis leer algo más.








[...]


6-PENSAMIENTOS APARENTEMENTE INCONEXOS


"Si crees saberlo todo, posiblemente te falte información", (Leído en alguna parte).


Vamos a entrar un poco ya en materia. Ya sabemos que estos mundos existen, en qué consisten, alguna que otra regla, que hay gente que los practican y que gracias a internet encima son cada vez más.


¿Y ahora qué? Profundicemos un poco en ellos a través de varias ideas inconexas que sin embargo juntas forman un mosaico necesario para entender un poco más este fascinante mundo en toda su complejidad....o sencillez.Lo primero a tener en cuenta es que ninguna persona es igual a otra en nada en esta vida. Todo el mundo tenemos nuestro mecanismos, nuestros gustos, somos nosotros y nuestras circunstancias. Aunque en el fondo no somos tan diferentes como nos gusta creer, lo cierto es que cada uno es hijo de su madre. Pues esto tan simple, aplicado al bdsm, se exponencia al infinito.


Comparemoslo con la sexualidad convencional; cada persona besa de forma diferente (pero aunque la española siempre besa de verdad, incluso la verdad es relativa) y hace el amor de forma diferente también, por aquello que hemos comentado de que cada uno es hijo de su madre. Sin embargo, para qué nos vamos a engañar, por muchas características propias que se tengan y mucha imaginación que se ponga al asunto, un beso o una follada constan siempre de los mismos movimientos, por muy personales e intransferibles que sean estos.En el caso del follar, en el cual la canción no dice nada sobre si española lo hace o no de verdad (por lo que podemos deducir que finge el orgasmo),este noble arte de la necesidad humana consta en meterla, sacarla, repetir el mismo movimiento con cierto ritmo y fricción hasta que el hombre se corra y se eche a dormir (la mujer que se aguante, claro, ¿qué culpa tenemos nosotros si la naturaleza es cruel?). Se puede hacer con más o menos destreza, incluso encontrar el punto G ese que algunos/as dicen que existe (aunque mientras yo me corra me da igual, para qué nos vamos a engañar), y hacerlo con algunas variantes como, por ejemplo, en los probadores de El Corte Inglés (que no se porqué es la fantasía de mucha gente, consumistas hasta para eso), en el ascensor (en un derroche de imaginación), con la luz apagada pensando en que nos follamos a Pamela Anderson/ George Cloney (táchase lo que no proceda) en vez de a quien hemos pillado o tenemos, probando las dos o tres posturas del kamasutra que no nos hacen crujir los huesos...etc....si, variantes hay muchas, claro, pero el abanico de las mismas es relativamente pequeño. Al menos en comparación al bdsm.


Estos juegos ofrecen una amplia variedad de prácticas, y dentro de las mismas una amplia gama de intensidades, que hacen que el espectro de posibilidades sea casi infinito.Me explico; en estos juegos hay dolor, humillación, dominación, inmovilización, servilismo y un largo etc de prácticas. A una persona no le tiene por qué gustar todas ellas, y dentro de lo que le gusta, no todo tiene por qué hacerlo con la misma intensidad. Esto es válido tanto para una parte como para otra. Digamos que a un sumiso/a le gusta estar atado. Pero no es lo mismo estar inmovilizado con una momificación (cubrir todo el cuerpo de forma que se esté totalmente inmóvil) que con una fina cuerda alrededor de las muñecas. Y dentro de la humillación, a alguien le puede gustar que le insulten pero darle asco lamer los pies. O bien considera que travestirse es demasiada humillación y que por ahí no pasa. También es cierto que todo el mundo tiene un umbral de dolor diferente, o una zona sensible diferente, y lo que es caña para uno es suave para otro.Puede haber un Amo/a que lo que quiera es que le sirvan, y no le guste azotar. Y un sumiso/a que diga que para servir se alista al ejército y que a, él, lo que le gusta es que le den caña y se dejen de gilipolleces. Exiten a quienes le fascina golpear, pero se les hace un mundo pensar en escupir a un sumiso/a. Puede que a alguien una cosa le de un poco de morbo, otra le encante y otra no la pueda soportar. Y así con todas las combinaciones posibles en todas las intensidades existentes en todas las prácticas imaginables.


El abanico es casi infinito. El espectro de juegos y fantasías es ilimitado. (Y ahora paro un momento y voy al baño, que tanto describir prácticas me ha dado ganas de tener un momento íntimo conmigo mismo).


Sigo;Como diría un amigo mío llamado Helios, al cual copio miserablemente, en este juego entra lo que ambas partes quieren. Lo que a una parte le gusta, y la otra lo tolera, (no le gusta del todo pero no le repugna) también está dentro del juego (por aquello de complacer al otro más que nada). Lo que al menos a una de las partes le repugna, evidentemente está descartado. Y es que nunca hay que perder la perspectiva; somos personas antes que roles y esto es sobre todo un juego de placer. ¿Es un juego entre iguales? En el instante en que es un juego de voluntades libremente aceptado, sí. Ninguna parte es superior a otra. Otra cosa es que, una vez que se empieza a jugar, se acepta que una parte manda y otra obedece. Entonces se acepta la "desigualdad".


Se transforma en un juego entre iguales que gozan representando la diferencia. Se prioriza el placer de la parte dominante por encima de la parte sumi sa. Es una relación de igualdad transformada en una relación asimétrica. Siempre dentro de este contexto y con los límites marcados, claro. Es una putada pero al fin y al cabo es lo que queremos, ¿no? No, si en el fondo estaremos locos de verdad.Pero para salvarnos de la locura, al menos en las formas, hemos descubierto un truco. Y es la diferencia entre el "dentro" y el "afuera". El "dentro" es cuando asumimos un rol, jugamos y aceptamos unas reglas.


Creamos un mundo de fantasía donde hay poses, dolor, sensaciones que sentimos. El "fuera" es la otra realidad. El mundo donde somos personas, donde las reglas se diluyen y la razón y la cotidianidad se imponen al deseo y a la magia.Retomando un poco el hilo, hemos dicho que en el bdsm hay un montón de prácticas con un infinito espectro de intensidades. ¿Hay algo común a cada momento? Pues podríamos decir que sí, y que ese algo es la entrega.Se supone que ésta entrega es el objetivo del encuentro, sesión o relación bdsm. El resto, al fin y al cabo, son sólo prácticas, y éstas también se pueden dar fuera del bdsm.La entrega es algo difícil de definir.





Tampoco ha de ser igual para todo el mundo. Puede ser algo así como la "predisposición a dejarse hacer" para unos. Se puede considerar como el deseo por ser pertenecido y "entregarse" hasta el extremo, darlo todo por el otro/a (por eso se dice que a veces es parecido al amor, o más intenso incluso). Puede que en el fondo sea una mezcla de ambas cosas. En todo caso la entrega, sea lo que sea y se defina como se defina, va en una doble dirección; el sumiso/a se entrega al dominante y este le corresponde. Le da su protección, "juega" con él para darle placer, le estimula, le domina y le cuida como se cuida a algo que es tuyo y que quieres conservar. Ying y Yang. Halcón y Paloma. Luz y Oscuridad. Bien y Mal. Agua y Fuego. Eros y Tánatos. Cielo e Infierno......Amo/a y Sumiso/a. Una parte define a la otra. Ninguna parte es nada sin su complementario. Se necesitan, se complementan, se dan placer. Y en esta ecuación....¿qué cabe? Pues cabe todo. Todo lo que se decida....y sea legítimo.


¿Incluso los besos? ¿Incluso el amor?.Sabios y teóritas del bdsm, que los hay como en todo, y que circulan por internet (normalmente ya a las nueve de la mañana), dicen, convencidos y gritando, que en el bdsm no cabe el amor, ni siquiera las muestras de cariño y mucho menos un beso.





Argumentan, entre otras cosas, que cómo se puede hablar de amor con una persona a quien vejas, azotas y tratas mal. Lo cual, al menos a mi parecer, es partir de un punto de partida erróneo. Porque no estás vejando, azotando y tratando mal a una persona; ella QUIERE que le hagas todo eso. Lo disfruta. Si le damos la vuelta al argumento, entenderíamos que no tendrían inconveniente en hacer sufrir a alguien desconocido por el que no sintieran nada, y por lo tanto no son más que sádicos (de verdad) en potencia, y por ende gente peligrosa. Se argumenta, además, que una muestra de cariño te hace "menos" Amo/a, "menos duro", etc...como si hubiera que mantener una pose. Como si el mundo irreal construido se desmoronase por un beso. No; bajo mi punto de vista simplemente se reafirma. "Soy tuyo/a, Eres mío/a", dicen los complementarios en el lenguaje universal de los labios que lo dicen todo sin decir ni mu.Puede que lo que aquí se presenta sea una versión "vainillada" del mundo sado. El término vainilla se utiliza, no se por qué, en estos mundos para calibrar algo que es demasiado "normal",o "descafeinado", o "light".


También para algo que es más propio de la sexualidad convencional que de estos mundos crueles y oscuros donde se causa dolor y se sufre. Puede ser. Pero yo creo que es una versión algo más realista, simplemente. Incluso algo más completa. Sin embargo, recuerdo que no hay nada en este escrito que sea verdad absoluta. Todo es opinable. Solo hablo de mis sensaciones, opiniones y experiencia. Y no he visto ni vivido ningún momento "Terminator".





En mi opinión, el grado, implicación e intensidad de esta "entrega" forma el espectro que va desde lo que en la sexualidad convencional se llama "un polvo" a hacer el amor. Sin que por ello ninguna forma sea mejor que otra. Igual que el sexo sin amor es estupendo, y hay polvos que matan el amor y polvos que lo descubren, el bdsm, como sexualidad que es, como juego que es, funciona con la misma gama. Hay entregas de una sesión. Hay entregas de una implicación vital.Hemos comparado numerosas veces la sexualidad convencional con el bdsm como si fueran algo antagónicos o estuvieran reñidas. ¿Es que bdsm y sexo no son lo mismo? ¿Acaso no hay sexo convencional dentro del bdsm? ¿Acaso simplemente no lo debe haber? Pues nos remitimos a todo lo dicho; en el bdsm debe haber lo que las partes quieran;El bdsm, como juego sexual que es, es sexo de por sí, como tal, sin necesidad de más.


Solo que tiene un alto componente psicólogico. Se desarrolla/utiliza/necesita más el mayor órgano sexual que tenemos.....el cerebro (quizás por eso normalmente se piensa con los genitales). Se priorizan otras sensaciones aparte de la sexual- física. Se canaliza la entrega, el dolor, etc...en un placer sensorial, en un mundo interno de fantasía. Por lo tanto, el sexo convencional, el meramente genital, sea en la forma que sea, es algo secundario. O no. Depende, como todo en esta vida. Hay quien lo necesita más y quien lo necesita menos. Ya hemos dicho que estos juegos son tan amplios y cada uno los coje a su forma y antojo,que no hay ninguna regla o ley más que la ley del deseo.


Bajo mi nada humilde punto de vista, el sexo "convencional" es prescindible, pero no solo no es descartable si no, que dentro del juego, es un elemento más, presentado en muchos aspectos: masturbación, sexo oral, coíto...etc.Pero, con una pequeña puñetería: hemos dicho que "dentro" del rol no hay una relación de igualdad. Manda la parte dominante. Pues lógico es que sea ésta quien decida cómo administra, (si lo hace) el sexo; si masturba, le masturban, si manda que le hagan una comida (no me refiero a un salteado Campofrío), o si directamente folla (o hace el amor si hay tal). Todas las combinaciones son posibles y legítimas. Porque todas forman parte del juego, de la sexualidad y de las personas.


La parte dominante prioriza su placer....porque es lo que quiere ella y es lo que quiere el sumiso/a. El sumiso/a da placer al Amo/a y con ello lo recibe a su vez. ¿Y qué pasa cuando la parte dominante tiene ganas pero la sumisa no? ¿O viceversa? Es más: el control del orgasmo es algo muy importante en una relación bdsm. Porque dejar, o no, que te corras significa poder. Porque no se sienten las mismas ganas de servir o recibir dolor o jugar una vez corrido/a que antes. Porque se juega con el deseo constantemente, con la espera, con el ansia. ¡Ah!, amigos, qué dura es la vida en general y la sumisión en particular.


¿Cómo se lleva esto? Pues depende, como en todo. Ahora bien.....¿y cómo se lleva esto constantemente?.Hay un tipo de relaciones llamadas 24/7 que consisten en estar las 24 horas del día los 7 días a la semana en rol, viviendo con intensidad una relación de DOM-SUM. El sumiso/a está siempre a disposición de la parte dominante. Personalmente, me parecen relaciones totalmente legítimas, pero creo (y esto es teoritas pura y dura, ya que no he visto ningún caso en profundidad) que, a la larga, se van a dar los mismos convencionalismos, problemas y rutinas que en una pareja normal.


No se puede estar siempre jugando a un deseo porque a veces tenemos ganas y a veces no. Porque somos personas y no siempre prevalece la parte dominante, si no que tenemos nuestro yo, nuestro ego y nuestras necesidades. Porque el mundo de "dentro" no se puede prolongar siempre. Porque la idea de una pertenencia "real" es absurda. En todo caso depende, como en tod o, de las personas. Como lo lleven, como lo vivan, la intensidad de sus deseos, etc.....Personalmente, creo que hay cosas en el bdsm que quedan mejor en el mundo de la fantasía que en el real.


Una de mis fantasías es estar atado en una casa abandonada durante días. Sin embargo, de hacerse realidad tal cosa, supongo que no tardaría ni dos horas en cagarme en mi supina estupidez y desear que acabase la broma de una puta vez (y si encima coincide con la emisión de "Aquí no hay quien viva", seguro que me transformo en "El Increible Hulk" y me desato solo, que yo no me puedo perder un solo episodio de esa obra del arte catódico). Pues creo que el 24/7 forma parte de esos casos.¿Significa esto que después de un encuentro, o sesión, nos duchamos, nos ponemos pomada para las marcas, (algunos el anillo de casado), etc...y lo olvidamos todo? ¿No hay ningún puente entre el mundo de "dentro" y el mundo de "fuera"? Pues claro que lo hay. Lo bonito del bdsm, a mi parecer, es que el "vínculo" de dominación - sumisión permanece más allá de entre sesión y sesión, siempre que sea una relación prolongada, sin necesidad de ser un 24-7 ni nada parecido. Este vínculo está presente, de forma imperceptible, mezclado con la cotidianidad, pero se puede retomar en cualquier momento, se puede recordar, se puede jugar con él.


Pondré un ejemplo: érase una pareja que va a un bar. Son dos tipos normales y hablan de las noticias, el cabrón del jefe o el último programa de la tele. Sin embargo, en un momento dado vemos como es ella la que siempre pide las bebidas, la que encierre el cigarro al hombre, quizás algún parroquiano de los del carajillo y puro que mira a todas las tías se ha fijado en que no lleva ropa interior y luce un collar algo raro. Pues es una pareja bdsm, un Amo y su sumisa que están tomándose un cortado tranquilamente de tu a tu. Pero hay un "vínculo" solo perceptible entre ellos, y que ellos mismos lo toman o retoman de forma natural. Un lenguaje secreto de símbolos, ritos, simples detalles, ajeno al mundo exterior pero que juega con él, inmerso en él.


Y estos detalles (no llevar ropa interior, llevar un collar, realizar alguna acción, etc....) están también presentes aunque las partes no estén juntas. Toda relación se ha de trabajar. Cuanto más estas.Hay quien este mundo secreto, simbólico y lleno de vínculos los plasma por escrito.


La intención, supongo, es poner un barniz de "realidad" a una situación de fantasía. Se redacta que el esclavo/a "X" pertenece al Amo/a "Y" y las normas de tal posesión, normalmente con los límites pactados y las obligaciones de las partes (la de cuidar y proteger en el caso de la parte dominante y unos quince o veinte folios en los casos de la parte sumisa). Personalmente me parecían una chorrada, algo bonito sin más, pero un amigo mío, sumiso que tiene una relación parecida al 24-7 (y que, mira por donde, a él le va bien) me dio la clave para entenderlos; "lo que hay que poner en el contrato es todo lo que te da morbo, y esforzarte en cumplirlo por lo mismo"lang1033 . Puede ser esta la clave.


El hecho es que el bdsm es, también, en una parte importante, un mundo de ritos y símbolos, y, en el fondo, un contrato no deja de ser un rito simbólico más. ¿Tienen validez legal estos contratos?.Consultemos al experto jurista profesor Juan M. Spirus, de la universidad de Villabotijos del Pinar, que tras un sesudo estudio de diez micro- segundos ha llegado a la siguente conclusión; "tienen la validez legal de un garbanzo".


El solo hecho de poner que una persona es propiedad de otra y tiene la obligación de servir y la total disposición a ser pegada, vejada, etc...según capricho y algún que otro límite (como no matarla demasiado), es contrario a todos los ordenamientos jurídicos que rigen en el Occidente Cristiano, desde la Declaración de Derechos Humanos hasta las post-datas de prospectos de jarabes para la tos. Y de manual jurídico es que ninguna norma de rango inferior puede contradecir a una de rango superior.


Ahora bien; ¿puede un contrato acreditar que se ha hecho algo considerado políticamente "poco correcto" como pegar a una mujer porque ella lo quiere y que se trata de un juego y no de un caso de "violencia de género" ante un posible accidente? Puede, supongo. ¿Y puede servir para encubrir un caso de malos tratos haciéndolo pasar por un juego? Ahí yo entiendo que no, aunque desconozco que se haya dado la situación. No puedes enmascarar un maltrato amparándote en un juego. Cae por su propio peso. Un juego bdsm es algo bonito, hermoso y elegido en libertad. Y, sobre todo, consensuado. Por placer. Un mundo de doble entrega lleno de simbolismos.


Donde cabe el sexo, el amor, la fantasía. Y un maltrato es todo lo contrario y no se puede ni camuflar ni sostener.Bajo mi punto de vista, hay tres límites claros en el bdsm. Uno es lo que hemos comentado de sano, seguro y consensuado, que luego retorceremos un poco, pero que me parece evidente y brillantemente expuesto en el capítulo anterior.


Luego, ni que decir tiene que actitudes como la pederastía o cualquier otro abuso del más débil topan con el rechazo más firme y más absoluto tanto de quien esto escribe como de todas las personas que menciono y conocen el mundillo bdsm.


Y el tercer límite, este algo más difuso, son las cosas irreversibles, por muy legales, sanas, seguras y consensuadas que sean.Me explico; la vida cambia, las personas cambian, los deseos cambian, y como somos personas antes que roles (por muy metidos que estemos en una sesión) eso nos afecta. Nosotros cambiamos y nuestras relaciones cambian. Lo que hoy hemos elegido como entrega absoluta mañana puede ser un "volviéndome loco/ derrochando la bolsa y la vida/ la fui poco a poco/ dando por perdida". Por eso, por muy intensa que sea una relación DOM- SUM, todo lo que se haga en esa relación calificado como irreversible personalmente me parece erróneo. Poner el piso, la nómina, los calzoncillos y el reloj del abuelo a nombre de mi Ama/o porque le pertenezco, aunque solo me lo he currado yo (o mi abuelo, que me lo ha dejado en herencia), me parece un error.No obstante, pondré un ejemplo algo extremo, ajeno al bdsm pero en cierta forma aplicable a él.


Hubo, hará ya un lustro, un par de gays en Alemania, creo que era, que decidieron que uno de ellos se cortaría la polla y el otro se la comería. No recuerdo exactamente los detalles, pero el caso era éste. Vamos; que dejaban a Romeo y Julieta como un encuentro en los lavabos. ¿Era consensuado lo que hacían? Sí. No se hasta qué punto es como si lo consensuara un deficiente mental, pero vale, estaban de acuerdo sin entrar en su presunta incapacidad. ¿Sano y seguro? La castración es una operación que si se hace bien, en manos de un equipo y eso, puede ser sana y segura, sí.Aceptamos barco como animal acuático, vale. ¿Inmoral, extremo? También. Pero dejemos esas cuestiones, que por sí solas hacen discutible la operación. Digamos que, dentro de unos años empiezan a engordar, no tapan la taza del wáter, dejan de afeitars e y encima uno de ellos llega sospechosamente tarde del trabajo con pelos púbicos entre los dientes. Vale....¿y ahora qué? Pues ahora uno se ha quedado sin polla porque un día tuvieron un arrebato de pasión y llevaron un poco más allá un juego de amor, o sexo, o lo que fuera. Y eso es irreversible.


Si te casas te puedes divorciar, si te dejan marcas ya se irán con el tiempo y pomada. Pero en según qué actos no hay marcha atrás.


Por muy intensa que sea una relación bdsm, y por mucho que se diga "maldito aquel que en los primeros instantes de una relación amorosa no piense que esta relación ha de ser eterna", hay que tener en cuenta que no se puede perder la perspectiva; es un juego, una fantasía, una emoción. Por eso hemos de llevarla bien. No hagamos de una fantasía algo irreversible.


A este respecto, no puedo evitar sacar mi mala bilis acumulada durante casi una década. Resulta que Pepe Navarro en su, por otra parte, nada añorado programa de "Crucemos el Missisipi", entrevistó, (supongo que un día que "La Veneno" estaba demasiado drogado/a o trabajando chupando pollas), a una supuesta Ama a fin de cachondearse no demasiado finamente de ella, darle a la mujer algunas pesetillas y tener en el programa la dosis de morbo y sexo que llegaría a la cumbre meses después desmenuzando los asesinatos del crimen de Alcáser, pero esto último es otra historia. Pues bueno, en un momento dado, le preguntó a la señora (me niego a llamarla Ama, y ya guardo respeto llamándola señora en vez de puta estúpida, algo que yo sería incapaz de decir) pues...eso, que le preguntó a la puta estúpida, digo, a la señora , si había practicado alguna vez una castración a un sumiso.


Ella riéndose y jactándose de lo muy buena Ama que era, dijo que si, que menuda era ella, y que a uno que se había portado mal lo había castrado. Esa ha castrado a alguien, como yo me he ido a Japón a bailar sevillanas, claro, pero no es esa mi queja. El bdsm es, para mí, todo lo expuesto en este capítulo y no un estereotipo llamando la atención para generar morbo y, por lo tanto, audiencia. Los extremismos existen, claro, pero existen en todas partes y, la verdad, donde menos los he visto es en el bdsm. Yo solo he conocido a gente normal en estos mundos, incluso gente educada, segura, con una vida normal, a veces mejor, a veces peor. Bien tengan contratos, bien vivan algo parecido a un 24-7, bien vayan a un bar con un collar, bien tengan marcas en las caderas, bien guarden sus secretos en la intimidad de su alcoba.


Es un juego, es una fantasía, es un mundo mágico. No la jodamos con chorradas, estereotipos y subnormalidades. Ya lo hacemos todo bastante complicado en esta vida. Y el bdsm no es más que vida, vitalidad, fantasía.....y amor.



SIGUIENTE CAPITULO



7-ABECEDARIO.Normalmente, todo libro que pretenda ser más o menos didáctico tiene un glosario técnico. Yo también quiero uno, pues soy envidioso por naturaleza. Lo ideal, supongo, sería ponerlo al principio o al final, no en el capítulo séptimo.





Pero claro....si no puedes hacer gilipolleces en tu propio libro, ya me dirás donde. Aparte de eso, este no es un glosario en sí.


La mayoría de palabras o técnicas son conocidas por el lenguaje común, y aquí no se explican más que someramente en algunos casos. Esto es un ligero balance alfabético de cuántas cosas puede abarcar el bdsm, y más o menos de qué modo, a modo un poco de recapitulación y otro poco de introducción a lo que iremos viendo a partir de ahora, pues desarrollaremos un poco todos los conceptos a lo largo de este nada santo escrito. Al menos esa es la intención, así que vayamos con ello;


A de atar, de Azotar, de Amo, de Ama.....y de Amor. ¿Quién ha dicho que este último concepto es incompatible con los anteriores?


B de Bondage. De Beso negro......y de Beso normal.¿Hay algo más sensual que un beso?¿No es un beso una reminiscencia carnívora?


C de Cuero, que es nuestra etiqueta, de Collar, que lucimos con orgullo, de Coñ....no, que eso queda muy basto. De Cruz, por partida doble; donde nos atan y con la que metafóricamente cargamos, de Confianza, sin la cual no hay nada, de Culo, a ser posible rojo, de Curiosidad, que hizo disfrutar al gato. De Cadenas, que me atan a ti.


D de Dominación, por supuesto, de Dómina, Domine, Domini, de Dildo (o enculador), que va muy bien para las Diarreas (lo siento, chiste malo), de Diosa......pero sobre todo de lo que mueve a todo este abecedario; de Deseo.


E de Espera. Todo buen sumiso sabe por qué.
E2: De Entrega. La que va en una doble dirección; ¿O acaso el Dom no se entrega igual o más que el sumiso?
E3: De Esclavo.
E4: De Enculamiento, qué narices.


F de Fusta, de Facesitting (sentarse con el culo en la cara, para quien no lo sepa) de Fist (que significa puño, no digo más), Falo, de Fetichismo, pero sobre todo del elemento que mueve a todos estos componentes; F de Fantasía. Sin este último los demás son objetos inútiles.


Coño, y F de Follar, a ver si vamos a ser más papistas que el Papa.


G de Gato (tipo de látigo corto).


H de Humillación, aunque....si es una Humillación buscada y que da placer....¿se puede considerar tal? De "Historia de O", libro (del que hicieron una película) sobre estos temas.


I de Idealización, que es como se ven los roles, de In Crescendo, que es como van estos mundos, de Internet, que los han democratizado.


J de Juego, pues no hay que perder la perspectiva. De Jarabe de palo, que es la medicina de los sumisos, pero esa la pasamos.


K (pasapalabra).


L de Látigo, por supuesto. Y de Libertad. ¿Libertad en un juego que habla de esclavos manejados con el látigo? Lógico.


LL de Lluvia. No hace falta decir de qué tipo ¿verdad?


M de Maitresse, que es Ama en francés, que son más viciosos pero a la vez más finos, de "Más", que es lo que siempre pedimos, de Miedos, que hay que desprenderse, de Masoquismo, Masoca, Masoch, que es ese tipo que escribía de puta pena del cual cojemos el nombre, de las Máscaras que nos ponemos a lo largo del día, y no siempre físicas. Pero sobre todo de Magia, de Mundo Mágico, que es lo que transporta, lo que tiene, este imperio de los sentidos.


N de "No". Con un "No" del sumiso el mundo del Amo se paraliza.


Ñ CoÑe, si esta letra la van a dejar de fabricar.


O de Orgullo, el que siente un/a Ama/o de su sumiso, del Orgullo que se resquebraja y, sin embargo, permanece, transformado en placer.


P de Pala, para azotar, de Potro, de Pony (ponerse a caballito y que alguien te monte encima), de Pinzas para los Pezones y para la Polla,, de Pies, de Pertenecer, de Perro a 4 Patas, pero sobre todo, ante todo, por todo, para todo y pese a todo.....de Placer. Si no ¿de qué?


Q de nuevo pasapalabra, aunque algunos pies sepan a Queso al lamerlos (lo siento, chiste pésimo, pero no lo he podido evitar).


R de Realidad, que supera a la ficción pero no a la fantasía, de Rol, que es lo que adoptamos,


S de Spirit, por supuesto.


Y S de Sed de ti, de Sumiso/a, de Sado, de Sexo, de Sade, pero nunca de Sadismo. Porque no se trata de causar dolor, que es muy fácil Se trata de causar Placer.


S de Sano, Seguro, conSensuado.


T de Tetas, que no están reñidas con una buena sesión. De transformismo, pero sin mariconeo (o con él). De Te quiero.


Y de Yugo. Aunque uno diría que de Yoyas, pero bueno.


V de Venus, la primera Mujer Diosa a la que los hombres adoraban. De Visión, de Vara, de Venda, pero sobre todo de Vida, pues el bdsm es una ofrenda a vivir, a disfrutar.


W de Wanda, la protagonista de "La Venus de las Pieles".


W1: De Whisky, que no viene al caso pero es que yo siempre pienso en lo mismo.


Z, que es la letra final. Y como todo el mundo sabe, un final no es más que algo que aglutina el camino recorrido hasta aquí,Por eso es Z de Zoe, que significa vida.


Tengan cuidado ahí fuera.

[....]




1 comentario:

Sheila Tejada dijo...

Muy interesante y aclarador.